martes, 22 de diciembre de 2015

Una planta eficaz contra las células cancerosas sin afectar a las saludables

La Artemisia annua L., conocida también como ajenjo dulce y utilizada desde la lejana antigüedad en la Medicina Tradicional China; ha despertado interés por su capacidad de prevenir y combatir la malaria y más recientemente debido a su acción anticancerígena especialmente frente a la leucemia y el cáncer de mama.

Como suele ocurrir con los principios activos naturales, se ha visto que es eficaz contra las células cancerosas sin afectar a las saludables; otra sustancia prácticamente inocua que podría ayudar a revolucionar nuestra idea del cáncer, su prevención y su tratamiento.

Investigaciones realizadas en la Universidad de Washington sostienen que los principios activos de la Artemissia Annua actúan rápidamente en la destrucción de células cancerosas y lo hacen selectivamente sin afectar a las saludables; destacar que también tiene una alta eficacia contra varios tipos de parásitos, lo cual es muy importante porque, según lo demostrara la Dra. Hulda Clark y otros investigadores, también predisponen a esta enfermedad.

Se consume en infusión, a razón de cinco gramos de hojas secas o veinticinco de hojas frescas por litro, dejando macerar quince minutos; hay que beberla dentro de las veinticuatro horas repartiendo su contenido en tres o cuatro tomas. También se dispone el extracto seco e incluso en ensalada cuando es posible conseguirla fresca.

A continuación les comparto un video del investigador catalán Josep Pámies, que nos habla no solo de sus propiedades contra el cáncer sino, además, del amplio abanico de posibilidades terapéuticas de la Artemisia annua:



 Pablo de la Iglesia