jueves, 26 de marzo de 2015

¡Qué poder de convicción este chuiquilín!

Le prohibieron veinte veces subir al sofá y vaya el "pobre de mi" que armó a la veintiuno :-)