viernes, 23 de mayo de 2014

Cuidar nuestro mar interno


En mi libro "El Milagro de la Nutrición Ortomolecular" (Editorial Kier) le dedico un capítulo a este tema sobre el cual no pierdo oportunidad de insistir una y otra vez; rescato del mismo:

"El principal líquido del organismo es la linfa, y puesto que el sistema linfático es fundamental para nuestro equilibrio inmunitario, para drenar las toxinas y para nutrir las células, nos interesa mantenerlo en buen estado. Así como la linfa rodea la células, la sangre es el medio que las conecta unas con otras, aportando oxígeno y nutrientes, y retirando desechos y anhídrido carbónico hacia los órganos de eliminación. Nuestro sistema circulatorio también necesita abundante agua para funcionar plenamente y cumplir sus funciones los más aproximadamente posible a la perfección. La falta de líquido es un agravante en aquellos casos en que las toxinas, el colesterol o el ácido úrico están excedidos, y en estos casos, mucho más que en cualquier otro, debe ser procurado en forma abundante."

 Si consideramos “el mar interno” en que se desenvuelven nuestras células y le damos a ellas la importancia que tienen para nosotros, sin duda comenzaremos a ocuparnos para que este sea lo más puro posible; encuentro fascinante que algo tan simple y potencialmente accesible para la mayoría de nosotros (que no, lamentablemente, la totalidad), esté la respuesta para muchos de nuestros padecimientos.

¡Universos de Bendiciones para que vivas cada día mejor!

Pablo de la Iglesia
Naturópata

Para suscribirte a nuestros e-boletines gratuitos:

miércoles, 14 de mayo de 2014

La importancia de un buen descanso



Eneko Landaburu afirma concisa y contundentemente:

“Nuestras células se limpian solas durante el descanso.”

Las células de nuestro organismo trabajan y trabajan sin parar. Oxigenan y nutren los tejidos. Los limpian y eliminan las sustancias tóxicas. La cantidad y la calidad de trabajo que tengan es dependiente en forma determinante de nuestro estilo de vida. Si incorporamos permanentemente diferentes estresores, nuestras células acabarán agotadas y enfermas.

También es importante comprender que durante la vigilia y la actividad nuestro metabolismo incorpora y genera toxinas. Durante el descanso las elimina. ¡De aquí la importancia de una buena calidad de descanso!

Y Eneko agrega:

Después del descanso nocturno, nuestras células están más limpias que antes de acostarnos. Cuando el descanso no es suficiente en relación al esfuerzo realizado, la célula no tiene la oportunidad de sacar todos los residuos, y se intoxican. Su actividad se ve entorpecida y se va deteriorando antes de tiempo. Sin descanso, no es posible la actividad.

Descansando a tiempo hago más y mejor trabajo. El cuerpo saca sus fuerzas:

* del oxigeno del aire,
* de los alimentos,
* pero sobre todo del descanso.

Si la calidad de descanso llega naturalmente, maravilloso; estemos agradecidos y cultivemos el hábito de darnos el tiempo y los espacios para hacerlo adecuadamente por la noche y una pequeña siesta. Si no llega fácilmente, la meditación y/o hierbas medicinales como la valeriana, el tilo o la pasiflora pueden ser de gran utilidad; incluso la melatonina es súmamente eficaz en los casos más difíciles.


¡Universos de Bendiciones para que vivas cada día mejor!

Pablo de la Iglesia
Naturópata

Para suscribirte a nuestros e-boletines gratuitos:

miércoles, 7 de mayo de 2014

Una escuela del nuevo mundo para el nuevo mundo

La escuela Inkiri de Piracanga es un centro de luz, un templo que cuida, protege y sustenta la luz del nuevo mundo: los niños. Nuestra escuela es un portal de iluminación para los seres y para el mundo.
La escuela Inkiri es una Escuela Libre, no direccionamos la actividad que cada niño realizará, acompañamos el desarrollo de cada uno, los descubrimientos que nacen de la curiosidad y del ímpetu por conocer el mundo que nos rodea. De esta forma los aprendizajes vienen desde dentro, leer, escribir, crear cualquier tipo de cosa-objeto es un impulso que viene desde el propio sentir, de esta forma aprender nunca se torna algo pesado, aburrido o incluso rechazado.

Como guardianes apoyamos, sustentamos y ayudamos con amor y neutralidad, basándonos en que el ser que va descubriendo sus potenciales y es autónomo dentro de los límites claros que existen en el mundo de la materia, consigue conectar con su verdad y expresarla para manifestar la realidad que vino a crear en armonía y unidad con el resto de los seres y el medio ambiente.


¡Jugar, amar, crear, expresar, compartir, cantar, danzar con entusiasmo y alegría, es nuestra verdad! En esta verdad no hay separación. La unión es la base de nuestra comunidad y es la base para la creación de un Nuevo Mundo que hoy se abre a la humanidad como posibilidad real de vivir la pureza del Ser Humano, aquel que expresa su verdad, su amor y sus más puras intensiones. La escuela es nuestro eje, es hacia donde vamos, los niños nuestros maestros y guías que nos muestran de forma clara, amorosa y paciente el rumbo hacia  una humanidad consciente.

La escuela Inkiri, nació de una lectura de aura a un bebé que aún no había nacido. En aquel entonces solo había tres niños en Piracanga. ¿Cómo hacer una escuela en un lugar donde no hay casi niños? Otra vez la confianza y la certeza de estar caminando guiados por el espíritu fueron más fuertes que las dudas.

Inicialmente la escuela fue inspirándose en la ESCOLA DA PONTE de José Pacheco (Portugal) y en la Escuela libre (fundación Pestalozzi) de Mauricio y Rebeca Wild en Ecuador. A partir de esta base conseguimos crear en Piracanga una escuela que reflejara nuestra realidad, descubriendo el sentido espiritual que es la raíz de nuestro sueño común: manifestar la creación de un Nuevo Mundo. Así comienza la escuela.

Para crear algo nuevo realmente, tenemos que atrevernos a confiar y entregarnos a una creación que no puede ser limitada por la razón, antiguos programas o paradigmas. Empecemos por confesar que nada sabemos acerca de nada. Podemos sí, inspirarnos en otros, pero no continuar sosteniendo un antiguo paradigma, dado que a cada momento el ser está evolucionando hacia nuevas formas de expresión y hacia nuevas creaciones. No podemos limitar el flujo de la evolución de la humanidad. Vamos caminando hacia formas cada vez más simples de conciencia. Tenemos tantas capacidades ilimitadas de crear nuestra realidad que la mente limitada no consigue percibir. Cuando queremos entender (desde la mente) la evolución del ser, caemos en teorías, formas. Entonces la vemos desde una perspectiva de etapas, fases limitadas: a determinada edad se supone que los seres deben comportarse de determinada forma, un niño debe aprender a leer con una determinada edad, debe saber sumar y restar con otra determinada edad, etc. Pero cuando realmente nos detenemos a observar a los niños saludables (y cuando hablamos de niños saludables, no nos referimos a niños sin gripe o fiebre, estamos hablando de niños que están conectados con su sentir más puro) se nos revelan un sin fin de capacidades que están dentro del ser humano, pero que nuestro paradigma no consigue ver.

Si cambiamos los lentes con los que observamos a los niños y al ser humano en general, tal vez consigamos descubrir lo que hay detrás de todo aquello que consideramos que sabemos. Es solo abrir el espacio para descubrir lo nuevo... Lo nuevo está dentro, solo hay que dejar que la evolución suceda. De la misma manera que no le decimos a la planta cómo tiene que crecer ni en qué momento y sólo descubrimos que un día ya le  está brotando una flor, así también el ser humano, en los diferentes momentos de su vida va dejando brotar su naturaleza. Nuestros programas de lo que es verdadero, real, permitido, son los que no nos dejan descubrirla. Y por difícil que parezca tampoco podemos explicar en un libro o en un manual cómo hacerlo, así como no podemos enseñar a un niño a leer (y somos conscientes de las implicaciones que estas palabras tienen). El ser va descubriendo, descubriéndose a sí mismo a partir de la experiencia en común-unidad con todo lo que lo rodea, viéndose en espejos que le reflejan todo lo que naturalmente es.

Cuando hablamos de la verdadera naturaleza del ser humano, no lo decimos desde una definición académica, racional, no nos basamos en lo que dijeron los filósofos, psicólogos, sociólogos, antropólogos o historiadores. Nos basamos en el sentir y en nuestra incesante observación del ser humano, de los niños, nos basamos en la conexión verdadera entre seres que se respetan y que construyen la realidad que desean para sí mismos.

No es nuestra intención crear un marco teórico acerca del ser humano, lejos de eso, nuestra intención es compartir una nueva perspectiva del mismo y un nuevo abordaje de la educación que tampoco quiere convertirse en aquello. Nuestra intención es compartir una base que surgió de la práctica misma y una perspectiva que puede ayudarnos a construir y crear nuestra propia realidad. El viejo mundo ya es conocido por todos nosotros. Ya sabemos en qué estado está viviendo la humanidad en estos días. Al aventurarnos a crear una Nueva Escuela, crear un Nuevo Mundo, no tenemos más que ilusión para perder.


Información y contactos
www.piracanga.com / piracanga@piracanga.com / Facebook: Piracanga
Caixa Postal 33. CEP: 45530-000
Itacaré, Bahía- Brasil
Para suscribirte a nuestros e-boletines gratuitos: