lunes, 2 de septiembre de 2013

Uso de la ALFALFA en la DIABETES y otras enfermedades



La alfalfa (Medicago sativa) es una hierba de la cual suelen utilizarse las hojas, los brotes y las semillas. También es una fuente muy rica en nutrientes como las vitaminas A, C, E y K,  los minerales calcio, potasio, hierro y fósforo y una carga proteica del 55% de su peso rica en aminoácidos esenciales.

Tiene un elevado contenido en manganeso que parece actuar aliviando la diabetes; no se ha establecido si la carencia de manganeso contribuye al desarrollo de la diabetes, pero se ha observado que los diabéticos tienen niveles más bajos de este oligoelemento. 

Tal vez debido a la presencia de enzimas y otros componentes, también pudo verificarse que quienes mostraban resistencia a la insulina, mejoraban con un complemento de alfalfa.

Habitualmente se advierte a los diabéticos que el uso de la alfalfa puede reducir los niveles de azúcar y es necesario controlar la cantidad de fármacos o insulina que se consumen; justamente a eso apuntamos, ¡a que te liberes de los fármacos en la medida de lo posible! Mantén la debida atención trabajando en equipo con tu médico porque estos recursos son muy efectivos.

Los brotes de alfalfa es la forma más corriente de uso y ya son parte habitual de la mesa saludable; pero también se utilizan mucho los extractos en gotas, infusiones o comprimidos, en este caso elaborados con las hojas de la planta adulta.

Si tienes un pequeño pedazo de tierra, puedes plantar alfalfa y beneficiarte de sus extraordinarias propiedades haciendo clorofila con ella, ya que además de los nutrientes señalados, es muy rica en esta sustancia desintoxicante y regenaradora de la sangre.

---
Indicaciones de la Alfalfa

- Diabetes y sintomatología asociada
- Alcalinizante
- Antihemorrágico
- Antiviral
- Enfermedades renales
- Enfermedades de la vejiga y próstata
- Diurético
- Prevención y eliminación de cálculos renales
- Síndrome premenstrual
- Hipercolesterolemia
- Asma
- Osteoartritis
- Artritis reumática
- Malestar digestivo
- Anemia
- Anorexia
- Osteoporosis
---

PRECAUCIONES: si bien la Biblioteca Nacional de Salud de los Estados Unidos sostiene que la alfalfa es posiblemente segura, se suele advertir no consumirla de manera prolongada en pacientes con Lupus; esto se debe a que hay informes de pacientes que luego de hacerlo durante un largo tiempo les reaparecieron los síntomas de la enfermedad. Esta información resulta inconsistente porque para quien se trata con medicina farmacológica el Lupus es incurable y progresivo; es de esperar que los síntomas se manifestarán con o sin alfalfa.

También se advierte en casos de artritis (enfermedad para la cual está indicada y con resultados extraordinarios) y esclerosis múltiple (personalmente, padezco esta enfermedad y he estado libre de brotes durante más de veinte años tomando grandes dosis de alfalfa).

Por esta razón, lo ideal es informarse, conservar el sentido común y, si vamos a hacer un tratamiento prolongado, consultarlo con un profesional.

¡Universos de Bendiciones para que vivas cada día mejor!
Pablo de la Iglesia


Para suscribirte a nuestros e-boletines gratuitos: