viernes, 21 de junio de 2013

Podemos comenzar por el arroz...



Cuando deseamos cambiar nuestra alimentación hacia una más saludable, necesariamente tenemos que dar el primer paso y, perfectamente, podríamos empezar por el arroz.

Sin hacer ningún otro cambio, simplemente cambiando el arroz blanco que consumimos por una variedad integral, ya estaremos obteniendo algunos beneficios que harán una diferencia a nuestro favor.

Un beneficio del arroz integral es que posee mucha más fibra, la cual está presente en la capa externa que conocemos como salvado; en el salvado también encontramos vitaminas y minerales de interés nutricional.

Como cualquier cereal integral, la fibra nos ayudará a equilibrar el colesterol, mantendrá nuestra regularidad intestinal evitando el estreñimiento y, al ser un alimento de bajo índice glucémico, no provocará alteraciones significativas en los niveles de azúcar en la sangre, como si puede hacerlo el arroz blanco.

No solo es apropiado para los diabéticos, sino que ayuda a disminuir el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y algunas variedades de cáncer.

Un dato de gran interés es que el arroz contiene más proteínas que la mayoría de los cereales, contando con todos los aminoácidos esenciales para nuestro organismo.

Además, a condición que sea integral, es uno de los granos con más vitaminas del complejo B, produce sensación de saciedad, se digiere con facilidad y es un hidrato de carbono de asimilación lenta, ideal para mantener buenos niveles de energía .

¡Universos de Bendiciones para que vivas cada día mejor!
Pablo de la Iglesia


Para suscribirte a nuestros e-boletines gratuitos: