domingo, 2 de junio de 2013

El aceite de oliva


Una de las escenas típicas de nuestros desayunos andaluces, es el plato de aceite de oliva con ajo y el pan que mojaremos en él; además de ser una muy agradable costumbre, de ella pueden derivarse beneficios que muchos apenas sospechan.

Bien llamado el “Oro Líquido”, el aceite de oliva puede ser considerado como uno de las causas de la longevidad española; sus beneficios derivan de los lípidos insaturados y la vitamina E que contiene.

El aceite de oliva aporta una variedad de lípido que protege el corazón y ayuda a prevenir las enfermedades que le pueden afectar; aquellas personas con colesterol, triglicéridos o antecedentes coronarios, no deberían privarse de estos nutrientes.

El único secreto para conservar todas sus propiedades es que sea de carácter virgen extra; de esta manera lo podemos utilizar con total tranquilidad, tanto en crudo como cocido y para personas de todas las edades y condiciones. 

No nos olvidemos del ajo y el pan. En el caso del ajo, demás está decir que es uno de los elementos terapéuticos más utilizados en todas las tradiciones médicas y es muy investigado en la actualidad; además de potenciar los efectos protectores del corazón del aceite de oliva, es un eficaz antibiótico natural que nos ayuda a prevenir una amplia gama de infecciones. En el caso del pan, el consejo de los especialistas es que sea integral, y de ser posible, tostado; siguiendo este consejo, nos aportará muchos nutrientes adicionales respecto a la variedad blanca y será más digerible.

¡Universos de Bendiciones para que vivas cada día mejor!
Pablo de la Iglesia


Para suscribirte a nuestros e-boletines gratuitos: