jueves, 30 de mayo de 2013

La USDA Pone la Piel de Gallina con su Nueva Política de Inspección de Aves de Corral


Aunque los fraudes en alimentos y los problemas de contaminación continúan en aumento, la administración de la Casa Blanca está a punto de limitar al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) en cuanto al control de los mataderos de pollos y pavos. Como lo reportó Mother Jones:
“Actualmente, cada fábrica de matadero a escala tiene cuatro inspectores de la USDA que supervisa las líneas de matanza que producen más de 140 aves cada minuto. Bajo el nuevo plan de la USDA, un solo inspector supervisará las líneas de matanza de más de 175 aves por minuto. Eso significaría que habrá tres inspectores menos para una producción 25 por ciento más rápida…
El 10 de abril, la administración dio a conocer un presupuesto prospectivo de la USDA indicando que la agencia planea implementar nuevas reglas para septiembre del 2014. Y en testimonio ante el Subcomité de Asignaciones de la Cámara de Agricultura, Vilsack dijo que las reglas finalizarían “muy pronto”, declarando que el plan “permitirá que las industria de las aves de corral continúe siendo rentable y también nos permita (a la USDA) ahorrar algo de dinero.”
La USDA espera ahorrar $90 millones de dólares durante tres años, reduciendo el número de inspectores. Pero los ahorros son pocos comparándolos con lo que se ahorrará la industria de aves de corral- liderada por Tyson, Pilgrim´s Pride, Purdue y Sanderson- que planean ahorrar cerca de $257 millones de dólares al año.

Suficientemente ilógico, la USDA afirma que este plan en realidad mejorará la seguridad de los productos de aves de corral y evitará la transmisión de tres a cinco mil enfermedades al año. Debe estarse preguntando, ¿cómo es eso posible? La respuesta está en las nuevas reglas que permitirían que los productores de aves de corral sometan a todas sus aves a un lavado antimicrobiano, utilizando cloro y otras sustancias químicas. Y un solo inspector de la USDA continuará haciendo lo que hacía antes, que es  inspeccionar visualmente a las aves de defectos superficiales obvios y contaminación fecal.

No hay necesidad de decir, que no recomiendo comer cualquier cosa que sea lavada con cloro y sustancias químicas antimicrobianas. Ya tenemos problemas con los antibióticos que causan patógenos resistentes a los antibióticos cuando se utiliza en el alimento del ganado. Creo que el hecho de llenar a las aves de sustancias antimicrobianas solo empeorará la situación.


Dr. Joseph Mercola
www.mercola.com
Para suscribirte a nuestros e-boletines gratuitos: