domingo, 8 de julio de 2012

El Ajo y sus maravillosas propiedades


El ajo es uno de los remedios populares más utilizados y estudiados por la ciencia, comprobándose la mayor parte de las propiedades que se le atribuyen.

La parte utilizada son los bulbos, a los que suele llamársele “cabeza”; en ellos encontramos aceites esenciales y principios activos antioxidantes, antibióticos, etc.

El ajo es un regulador de las Prostaglandinas; el ajo inhibe la producción de Prostaglandina E2, la cual está implicada en los procesos inflamatorios en general, alérgicos, autoinmunes y cardiovasculares. Como estrategia general es recomendable ingerir preparados de ajo junto con los de aceites de pescado o lino (Omega 3) y aceite de onagra o prímula (Omega 6), para que los efectos sean completos; esta trilogía está indicada en enfermedades como esclerosis múltiple, esclerodermia, psoriasis, artritis, cáncer, Sida, alergias, diabetes, hipertensión, lipidemias, debilidad inmunológica... Esta combinación de nutrientes es la forma más inespecífica que conozco para abordar con recursos potentes un gran número de enfermedades, puesto que estamos influyendo en el metabolismo de todas y cada uno de las células que hay en el organismo.

Hay que destacar que actúa eficazmente como hipoglucemiante, siendo un complemento ideal para los diabéticos por estar más expuestos a las enfermedades del sistema cardiovascular.

Como cardioprotector; su acción se debe a sus propiedades vasodilatadoras, antiagregante plaquetario, hipotensor, antioxidante y antiesclerótico.

Posee un efecto diurético suave que ayuda a eliminar toxinas y controlar la tensión arterial.


En mi libro "Corazón Contento" me explayo sobre las formas de uso del ajo y otros nutrientes amigos del sistema cardiovascular, tales como el salvado de avena, la lecitina, el ginkgo biloba, entre otros.

¡Universos de Bendiciones para que la Inteligencia Cósmica se exprese plena a través de ti!

Pablo de la Iglesia


Para suscribirte a nuestros e-boletines gratuitos: