domingo, 15 de enero de 2012

El hombre que plantaba árboles

Hace unos veinte años atrás leí esta historia y puedo decir que fue allí cuando conecté con mi esencia profunda por primera vez; probablemente ningún otro relato me ha impactado más en la vida.

La riqueza de enseñanzas que tiene esta sencilla historia es suficiente para producir múltiples despertares.

¡Qué la disfrutes tanto como yo!


¡Universos de Bendiciones para que la salud se manifieste plena en ti!

Pablo de la Iglesia


Para suscribirte a nuestros e-boletines gratuitos: