domingo, 20 de noviembre de 2011

Como afrontar ortomolecularmente el colesterol

El colesterol es una sustancia de origen animal que cumple muchas funciones esenciales para nuestro organismo: ayuda a regular la permeabilidad de las células, participa en el metabolismo de las grasas, es precursor de algunas hormonas y vitamina D e incluso ayuda a inactivar algunas sustancias tóxicas.

Sin embargo, su exceso, especialmente cuando se oxida, es peligroso; en razón de ello, debemos controlar el total de colesterol en el organismo, especialmente la variedad conocida como de "baja densidad" o LDL (colesterol malo). El cuerpo humano tiene una gran capacidad para regular los niveles de colesterol, fabricándolo si lo consumimos en defecto, o eliminándolo si nuestra ingesta del mismo es excesiva.


Estrategia Preventiva

Para mantener un sistema circulatorio saludable y cuidar nuestro corazón, lo más importante es una adecuada alimentación, a saber:

* Todo el mundo sabe que es necesario cuidarse de las grasas, más no todas las grasas son iguales; hay variedades nocivas y otras que son saludables. Las grasas que debemos procurar evitar son las hidrogenadas (trans), presentes en la panificación de mala calidad, las golosinas y los alimentos industrializados. También es importante moderar el consumo de grasas saturadas presentes en los alimentos de origen animal como los huevos, la carne y los lácteos.

* Con frecuencia descuidamos el consumo de azúcar. Las estadísticas son contundentes, a mayor presencia de azúcar en la dieta, mayor incidencia de muertes por enfermedad cardíaca. Elimínela pero no cometa el error de reemplazarla por edulcorantes artificiales; recurra a la Stevia para dietas bajas en calorías o a la miel con moderación.

* El tabaco, el alcohol y la margarina, junto con el estrés, son una peste para la salud del metabolismo cardiovascular y la esperanza de mantener buenos niveles de colesterol. ¡Manténgase vigilante!


* Entre los alimentos deseables, tenemos que destacar la avena, el ajo, los frutos secos, la palta, el aceite de oliva virgen, las frutas (especialmente los cítricos, la uva y la manzana), las verduras en general y los pescados de agua fría. Asegurándose una presencia predominante de esta selección, típica de la dieta mediterránea, nuestro corazón estará bien protegido.


Suplementos Ortomoleculares

* Antioxidantes: cuando padecemos exceso de colesterol corremos el riesgo que este se oxide depositándose en las arterias; para disminuir los riesgos de esta incidencia, podemos recurrir a sustancias que neutralizan los radicales libres que fomentan la oxidación: el betacaroteno, las vitaminas C y E y el selenio.

* Coenzima Q10: está indicada como antioxidante pero también para fortalecer el corazón en presencia de enfermedades cardiovasculares que ponen en riesgo la vida del paciente ya que es un gran estimulante de los procesos energéticos del corazón.

* Omega 3: las cápsulas de aceite de pescado ricas en Omega 3 se han vuelto cada día más populares debido a sus poderosos efectos sobre la salud de las arterias y la circulación; es muy eficaz no sólo para reducir el colesterol, sino también los triglicéridos y aliviar la hipertensión.

¡Universos de Bendiciones para que la salud se manifieste plena en ti!

Pablo de la Iglesia


Para suscribirte a nuestros e-boletines gratuitos: